La Radiestesia

La radiestesia ha sido practicada desde hace milenios en la mayoría de las culturas.

 La Radiestesia es la sensibilidad de captar las radiaciones, es decir, captamos mediante el uso de ciertos instrumentos como el péndulo o las varillas, por ejemplo, la propagación de energía en forma de ondas electromagnéticas a través de un objeto, persona, lugar, etc. Gracias a esta técnica podemos "descubrir" el universo energético que nos rodea y que no podemos percibir mediante nuestros limitados órganos sensoriales.

 Entonces vale destacar que la Radiestesia es una facultad que poseen todos los seres humanos que, como dice Michel Moine, consiste en hacer surgir un estado consiente que sustituye a los cinco sentidos habituales. Se asemeja a un sexto sentido a través del cual obtenemos revelaciones relativas al pasado, presente y a veces incluso al futuro.

Para explicar el fenómeno de la radiestesia nos tenemos que ubicar en las dos escuelas existentes.

La Escuela de la Radiestesia Física: explica su existencia al hecho de que todo emite ondas electromagnéticas. Entonces el operador es un receptor de dichas ondas y el instrumento de radiestesia es un "amplificador" que las hace perceptibles. De esta manera se encuentran cuerpos humanos o animales, yacimientos minerales y fuentes de agua, por ejemplo.

La Escuela de la Radiestesia Psíquica o Mental: considera que la Radiestesia es un fenómeno del paleocerebro o cerebro reptil (del inconsciente) que produce un reflejo neuromuscular que permite hacer evidente una respuesta.

La aplicación de la radiestesia es muy amplia: se utiliza para obtener respuestas, conocer la personalidad de un individuo, sus aptitudes, sentimientos, su carácter, la compatibilidad de dos seres, también para encontrar objetos, personas, mascotas. En la medicina alternativa (homeopatía, cristaloterapia, terapia floral, Reiki, etc.) se usa tanto como método de diagnóstico como de sanación. También sirve de apoyo en el arte del Feng Shui y en mancias como el Tarot.



La radiestesia es una disciplina muy antigua que se conocía como rabdomancia, palabra cuyas raíces griegas son rabdos (vara) y manteia (adivinación) ya que con una vara se adivinaba la ubicación de corrientes de agua, pozos subterráneos y yacimientos de minerales. Esta disciplina se conoce desde hace miles de años, lo cual queda demostrado por restos arqueológicos encontrados en:

Egipto: En el Valle de los Reyes se han encontrado varillas y péndulos.
China: Se hallaron grabados que muestran al Emperador Yu, de la Dinastía Hsia, que gobernó entre 2205 y 2197 A.C., manejando varillas de dos ramas.
Babilonia, Etruria, Imperio Romano y Europa medieval: existen documentos que evidencian el uso de la radiestesia para la búsqueda de oro, agua y en "adivinación".
Entre los años 1700 y 1800, algunos médicos y sacerdotes hicieron investigaciones respecto al péndulo y las varillas de radiestesia.


A partir del año 1930 el sacerdote Alexis Bouly, propuso sustituir ese término por Radiestesia ya que empezó a ser considerada por las ciencias como método para medir la energía, principalmente en medicina y geología. Bajo este punto de vista, la radiestesia deja de tener ese tono mágico y pasa a ser una forma de conocimiento más comprobable y razonable para nuestras mentes occidentales.
Bajo esta perspectiva, cuando un radiestesista obtiene una respuesta relativa a un problema de una persona, está recibiendo las radiaciones producto de los pensamientos, temores, esperanzas, etc. de las personas involucradas en la situación.


¿Qué es un péndulo? El péndulo es un objeto que cuelga de una cuerda o cadena. En radiestesia se utilizan los péndulos para amplificar la vibración que genera el impulso nervioso proveniente del operador que hace una pregunta y recibe una respuesta que proviene de su subconsciente, incluso orientado por la energía universal. También el péndulo reconoce las vibraciones que emite el objeto de estudio (lugar, persona, objeto).

¿De qué material suele estar hecho el péndulo? El péndulo está constituido por la masa, que es la parte que aporta el peso y que queda suspendida por la cuerda, que puede ser de hilo, fibra natural o de cadena metálica. Se especula mucho acerca de cuáles son los materiales más convenientes.

La masa del péndulo puede ser de cristal, vidrio, piedras preciosas o semipreciosas, de madera, de metales nobles (oro, plata, cobre, hierro), de aleaciones (bronce, aluminio, acero) y también de arcilla, porcelana, etc. El material va a depender, principalmente, de la preferencia del usuario.

¿Qué puede influir en la eficacia del péndulo? Hay radiestesistas que afirman que el péndulo se puede "cargar" electrostáticamente, lo cual puede alterar la fiabilidad de las respuestas que este arroje. También existe la tendencia a creer que determinados materiales son más susceptibles a las energías nocivas provenientes del entorno, del operario o del objeto de estudio, como ocurre con los cristales de cuarzo.

Sin embargo, la elección del material del péndulo, va a depender del uso que se le dé al péndulo. Si se utiliza uno para ubicar corrientes nocivas subterráneas es preferible que sea de bronce. Si el uso es para sanación, un péndulo de cuarzo puede aportar beneficios adicionales, según la vibración del mismo. Con la salvedad de manejar el cuarzo con el cuidado apropiado.

La forma del péndulo es otro aspecto clave.También hay que tomar en cuenta la forma. Una forma cónica, con la punta hacia abajo, puede servir para determinar con precisión una ubicación, bien sea en el objeto de estudio o en un gráfico.

De la misma manera se puede usar un péndulo facetado como "obelisco". Un péndulo esférico u ovoide puede utilizarse para intervenir energías ya que permite el giro con equilibrio. Tiene menos precisión en gráficos, sin embargo, el operario se puede acostumbrar a leer las respuestas que dan.

Para un uso casual, sirve un péndulo hecho con un dije como una medalla, por ejemplo.Hay péndulos que se les puede colocar dentro el testigo, lo cual es útil para la búsqueda de personas, yacimientos o corrientes de agua.

La importancia del peso y el volumen del péndulo. El peso y el volumen de la masa del péndulo son características importantes a tomar en cuenta. Tiene que ser cómodo para el radiestesista... Ni muy liviano, ni muy pesado.

El tamaño es determinado por el uso: en trabajos en escritorio o sanación es mejor uno pequeño o mediano pero en búsquedas al aire libre es preferible un péndulo grande y pesado para que el viento no influya demasiado.

Por último... la cuerda o cadena. Otro aspecto a considerar es la cuerda. Se puede utilizar cualquier elemento, lo determinante es la durabilidad de este. Por lo tanto las cadenas metálicas pueden ser la mejor elección. El largo de la cadena va a depender del uso, para mí es más cómodo un largo de 10 cm aproximadamente. Hay otro elemento que se le agrega a los péndulos de radiestesia como una agarradera en forma de aro, para meter el dedo índice o una bolita que facilita el agarre en forma de pinza

Categorías

Para ver contenidos relacionados con un tema concreto haz clic en alguna de las categorías siguientes:

Video Horóscopo